EL AYUNO

Por: Axel Arroyo Cabrera

Imagina que llegas a casa en tu auto, te estacionas, tomas tus cosas, te bajas y no apagas el motor. Entras a tu hogar, haces tus actividades cotidianas hasta el anochecer, y el auto aún encendido, terminas tu rutina diaria, y te vas a dormir, obvio cenaste algo rico e hiciste tu ejercicio de respiración antes, y así continúa hasta el otro día. Y el automóvil se quedó prendido.

Otro día, 06:45 hrs, sales de casa, y así está el flamante coche, ¡ENCENDIDO! ¿Lo imaginas? ¿Imposible? ¿Qué habría pasado?

            ¿Se desviela, se sobrecalienta, truena, se incendia?

Esta analogía aplica al hecho de que muy pocas veces, o casi nunca le damos un descanso prolongado a nuestros procesos digestivos y si los comparamos con la Digestión, entonces nos manejamos como el auto que no apagamos y aún dormidos, trabajando, y obvio, comiendo tenemos el motor de la combustión de nutrientes encendida.

¿Suena exagerado? No, no lo es. El cuerpo trabaja aún dormido y si le propinamos cenas copiosas y pesadas el descanso real no se da.

apple-1717583_1920
foto: Pixabay

¿Qué es el Ayuno? Independientemente de sacrificios de orden ideológico es verlo como un descanso para permitir al organismo la “homeostasis” (que es el proceso natural de sanación) y así, los mecanismos de arreglo propios del ser humano se den, ya que es una realidad que a diario estamos componiendo o restituyendo células de nuestro cuerpo.

La Digestión cotidiana ocupa un porcentaje muy elevado de nuestra energía, y muchas veces lo que le damos de comer, no contiene la energía proporcional al requerimiento que la misma comida necesita para ser digerida y se desencadena el conocido “mal del puerco”, que no es otra cosa que trabajar con menos energía de la que nos proporcionamos.

Intentar concentrarnos a la par de procesos digestivos de harinas refinadas, azúcares, proteína animal, elementos fritos, etcétera nunca será fácil y de ahí que se necesite que el postre, los litros de café, el cigarro y otros estimulantes más para “aguantar” el ritmo cotidiano.

potato-chips-390295_1920
Foto: Pixabay

El ayuno es un buen descanso que al contrario de lo que supone, llena de energía porque provoca el uso combustible reservado en grasa, aclara la mente, genera euforia y controlas el peso.

Hay maneras sistematizadas de hacer los ayunos porque es una práctica benéfica que debemos procurar; también hay momentos o días más propicios para realizarlos, no es de cuando se ocurre. Y también los hay “secos”, con jugos, solo agua o por tiempos ¡Pregúntanos como!

Regístrate en www.trofoterapia.com/registro para hacerlo ¡ya!

17902597_10154543156763014_1459034221_o

¿Quieres más asesoría? contacta a Axel Arroyo Cabrera

Tel: 2224-968094

www. Trofoterapia.com

Facebook. soytrofoterapia

Correo: asesoria@trofoterapia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *