Tërësi Gourmet, sabores para recordar

 

Tërësi es una palabra armenia que significa “Plenitud”, es un proyecto que nació como parte de una meta personal de su creadora Elsa Cabrera, que por su trabajo tenía pensado cristalizarlo en 20 años, como parte de su retiro y de esta manera unir sus cuatro pasiones: cocinar, enseñar, viajar y comer.

Debido al empleo que Elsa tenía, le dio la oportunidad de viajar a lugares poco conocidos, en donde conoció otras formas de cocinar alimentos. Visitar mercados locales, así como pequeños comercios, alimento su conocimiento en nuevos sabores.

Para la creadora de la marca, es importante tener una dieta variada para tener un buen estado de salud, así como conservar etnobiológica en el país “documentar los usos de plantas para que sean fácil integrarlos a la dieta, ahí es donde entra en acción cocinar, llevar ingredientes nuevos, suelo probar recetas con ellos y los resultados son variables”.

De la crisis una oportunidad

Hace 2 años la salud de Elsa se vio afectada  por el estado de estrés constante en el que se encontraba, esta situación fue determinante para replantearse  una nueva forma de vida en la que el confort estuviera como eje rector, “ahí es cuando la idea empezó a cuajarse, debido a mi enfermedad mis ahorros estaban extintos, no tenía trabajo y lo único constante en mi vida eran los pagos a realizar, así que empecé por distribuir botanas de malanga y churritos de nopal con amaranto, lo que funciono bien por unos meses; sin embargo, aunque era lo que había diseñado hasta ese momento, no terminaba de ser u proyecto aceptable, ni satisfactorio, pero no encontraba la dirección correcta”.

En diciembre de 2018 participo un evento privado para exposición y venta, donde el primer día no vendió nada ya que otro expositor, con mejor ubicación y mayores recursos llevaba botana de malanga en diferentes presentaciones y con mayor número de sabores, “no fue suficiente, en esta situación con escaso dinero y con el gasto del pago del evento, decidí que tenía que ofertar un producto lo suficientemente bueno para que se vendiera fácilmente, cuya elaboración fuera rápida, pudiera hacerla con los recursos que disponía, los ingredientes los tuviera en mi alacena o a mi alcance  y cuyo precio de venta me permitiera recuperar la inversión y pagar el evento”

Una historia de creatividad y éxito.

 

Su hijo se convirtió en su asesor y le comentó que vendiera su mantequilla de ajo, sí a él le gustaba la gente la querría también y no se equivocó. “Sabía hacerla, teníamos los ingredientes en casa, la podía envasar”.

“Hacía meses buscaba una opción para bocadillos dulces y no había encontrado nada que me gustara en la oferta local, por lo que tuve que fabricarla, y el resultado era bueno”.

 Al día siguiente, llegó al evento con 6 frascos de mantequilla de sabores: 3 de ajo y 3 de miel con canela, más 2 de muestra. “Compre un pan en la cafetería y puse un plato de degustación, 40 minutos más tarde no quedaba ninguno y una señora me pedía que le vendiera el de muestra y ante mi duda, ofreció llevarse tres bolsas de malanga por lo que se lo vendí, la voz se corrió por los asistentes y empezaron a pedirme datos”.

En los siguientes eventos los resultados fueron similares, “las caras de sorpresa de las personas eran una maravilla, regresaba a casa sin mercancía, y poco a poco tuve la suficiente confianza para introducir nuevos sabores, y actualmente tenemos 7 sabores, 3 salados y 4 dulces. Tenemos la política de introducir nuevos sabores cada 6 meses, al tiempo que algunos se descartan, continua la distribución de malanga”.

En este año se introdujeron galletas con el objetivo de ofrecer snacks saludables, con baja proporción de carbohidratos y alto en fibra que dieran saciedad, nutran y con un excelente sabor. “Siendo una opción real de comida saludable para personas que no pueden cocinar, que pasan los días sentados en una oficina, para los niños y para personas con restricciones alimentarias”.

En las galletas se emplea harina de cacahuate, de mezquite, fruta como el mango, chocolate amargo. “Nuestro reto han sido la renuencia para probar nuevos ingredientes, sabores, texturas por parte del público general; si bien el proyecto tiene delimitado su público meta, en el cual, si existe aceptación, es triste que en eventos públicos nos encontremos con la negativa a probarlos”.

Entre los obstáculos que se ha encontrado es la falta de visibilidad, el alto precio de los eventos de exposición y venta, la sobre oferta de estos, la falta de medios para su distribución, así como la capacidad de almacenamiento que impide aumentar nuestra producción.

Productos de calidad

“Todos nuestros productos están enfocados en ofrecer diversidad y que representen una opción saludable. Empleamos ingredientes naturales en su elaboración, la mayor parte adquiridos con el productor.

Tërësi Gourmet no usa saborizantes artificiales ni conservadores, ni suplementos, se cuidan los niveles de azúcar, sal, carbohidratos, calidad de materias primas, su lema “no puedo vender nada que no le diera de comer a mi hijo”.

El proceso de elaboración empieza con la adquisición de materias primas, “debido a la singularidad de algunas de ellas se mantiene un stock en la zona de producción ya que su oferta es reducida (harina de mezquite, de cacahuate, lavanda, etc.), algunas requieren que las elabore ante la ausencia de un producto ya existente (harina de cacahuate hasta hace muy poco, esencia natural de chocolate, esencia natural de limón, esencia natural de lavanda, mezcla de semillas y especias)”.

La preparación de algunos de los productos requiere hasta 3 semanas. Cuando se tienen todos los ingredientes se elabora el producto, se envasa, etiqueta y se distribuye en algunos puntos de venta, con pedidos o en algunos eventos.

“En algunos casos de venta e inclusive pedidos, puede llegar al consumidor el mismo día de la elaboración y un máximo de 2 semanas”.  La vida útil de las mantequillas de sabores es un promedio de 7 meses a un año para las que tienen ingredientes secos y 4 meses los que llevan elementos en húmedo.

“Las galletas duran 2 semanas, por lo que la rotación es mayor, y las botanas de malanga su tiempo de vida es de 3 meses”.

Para adquirir estos productos pueden buscarlos en:

facebook: @teresialimentosymas

Instagram: @teresi_gourmet.

Pedidos: 2224118108

Puntos de venta: Ecosentli, Ikal Natura, La Luciérnaga, Ecotiendita, Deliska. Saludable y Sabronatura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *